gafas_de_sol_traje_de_flamenca

Las gafas de sol y los trajes de flamenca, ¿un amor imposible?

Empieza la época de romerías, ferias… y hay que tener ya todo el atuendo listo para lucir las mejores galas y estar a la última en estas fechas. Las ferias de muchas ciudades y pueblos de España son lugares en los que se cuida mucho la vestimenta, la apariencia, las tendencias… Por eso uno de los grandes debates es siempre el de si se deben utilizar o no las gafas de sol con los trajes de flamenca.

La opinión más extendida es que las gafas de sol no se deben usar en estos casos porque son un complemento de moda, pero no un complemento para este tipo de moda, como lo pueden ser las flores, las peinetas o los pendientes. Sin embargo creo que el debate debería abrirse en los casos en que las gafas de sol se utilicen como un artículo para proteger la vista y no como simple complemento del traje de flamenca.

Hay casos, como en las iglesias durante ceremonias como bodas o bautizos, en los que el uso de gafas de sol no tiene mucho sentido porque se trata de recintos cerrados en los que las gafas no cumplen una función de protección de los ojos, sino más bien estética. Tampoco está bien visto utilizarlas cuando los hombres van vestidos de traje y las mujeres de largo para algunas celebraciones. Sin embargo, en el caso de los trajes de flamenca podríamos ser más flexibles, ya que las ferias suelen celebrarse en lugares y en una época del año en la que hace mucho sol y la claridad puede molestar a algunas personas con los ojos sensibles.

De igual modo, hay mucha gente que sale de romería a pie o a caballo en estas fechas, y que necesitan protegerse de los rayos UVA. En estos casos creo que el uso de gafas de sol en estos casos debería estar bien visto, ya que se utilizan por una necesidad o no por pura estética o imagen.

También creo que las gafas de sol para trajes de flamenca, en caso de llevarlas, deben ser gafas discretas, que no llamen mucho la atención y que no hagan perder el protagonismo al vestido, que es lo que verdaderamente tiene que lucir en una feria o en una romería.