gafas_de_sol_el_francotirador

Las gafas de sol de la película “El Francotirador”

La película El Francotirador, dirigida por el maestro Clint Eastwood y protagonizada por el cada vez más famoso Bradley Cooper, fue una de las grandes promesas de la edición de los Oscars 2015. Con seis nominaciones, incluidas la de mejor película y la de mejor actor, todo el mundo apostaba que sería una de las grandes ganadoras. Finalmente sólo recibió el Oscar a los mejores efectos sonoros.

Por supuesto, habrá muchas razones por las cuales no ha recibido alguno más de los Oscars a los que optaba, pero lo que es innegable es que es una película fiel a los hechos y que describe la cruda realidad de la guerra de Irak desde el bando estadounidense. Al estar escrita por el propio protagonista de la historia, Chris Kyle, “La Leyenda“, describe escrupulosamente todo lo que ocurrió

Las gafas de sol juegan un importante papel en esta historia, ya que la gran mayoría de los combatientes de la principal fuerza de operaciones especiales norteamericana (los SEAL), utilizan a lo largo de la película las gafas de sol como un elemento indispensable. Las gafas de sol forman parte casi del uniforme de combate por una razón principal seguramente, y es para proteger sus ojos durante las misiones, no solo de las inclemencias del tiempo (lluvia, niebla o viento), sino también de objetos, proyectiles o armas que pueda lanzar el enemigo o surgir del combate.

Pero el gran protagonista de la película, Chris Kyle (papel interpretado por el actor Bradley Cooper), es quien verdaderamente hace uso de sus gafas de sol durante sus cuatro misiones en Irak. Kyle utiliza sus gafas de sol como un objeto casi con el valor de amuleto, que se coloca sobre la cabeza en cada tiro. El ritual parece ser siempre el mismo: llegar al lugar desde el que va a proteger a sus compañeros con su rifle, tumbarse para que no sea visto por el enemigo y colocarse las gafas sobre la cabeza, y ahí comienza la “fiesta”. Las gafas de sol son el punto final de la rutina de Kyle cada vez que toma posición de defensa (o ataque en algunas escenas de la película) y se prepara para entrar en acción.

Parece que las gafas que utiliza Bradley Cooper en la película son las Wiley X Valor, que son las gafas de sol que utilizan en el ejército americano. Esto supone que son gafas que pasan estrictos controles para probar su eficacia a la hora de proteger a sus soldados. Son unas gafas de sol oscuras (negras), anti-vientos, anti-arañazos y anti-balas, que además se ajustan perfectamente a la cara (gracias a las patillas y al recubrimiento de goma del puente nasal) y que repelen todo tipo de impactos desde cualquier ángulo.

Estas gafas de sol especiales se convierten en un arma de combate más en la guerra, no porque sirvan de ataque, sino porque son un objeto protector y generador de confianza en este tipo de ocasiones tan difíciles.