Las gafas de sol de madera Woodglass

Si pensabas que lo habías visto todo en la moda de gafas de sol y que ningún diseñador conseguiría sorprenderte con sus diseños, te equivocas. Si en entradas anteriores hablamos de Palens Sunglassesahora una marca gallega ha conseguido darle una ‘vuelta de tuerca’ al diseño de gafas de sol. Woodglass, que así se llama la marca, presentó en MercaInnova nuevas propuestas que no han dejado indiferente a nadie.

El uso de la madera al servicio de la moda ha dado como resultado un producto convertido en objeto de deseo para los más atrevidos y amantes de la moda.

Las gafas de la firma gallega tienen un aire vintage de los años 50, caracterizadas por monturas anchas y espectaculares acabados. La colección de mujer y de hombre, disponible en www.woodglass.es desde 115 euros, llama la atención por sus sorprendentes texturas. Tres modelos diferentes, Classic, Evo e Indie, y tres monturas que son pequeñas joyas de artesanía en tres tipos de madera: Wenge, Arce y Sucupira. Además, estos modelos intercambiables entre si, están disponibles con lentes normales y polarizadas.

Sobre Woodlgass

Woodglass es la marca de las gafas de sol hechas a mano que mezcla tecnología y artesanía. La idea nace de dos gallegos comprometidos con la moda y su tierra. De esta fusión, precisamente nacen estas innovadoras y artesanales gafas de sol, utilizando para su fabricación, en la mayoría de los casos, maderas de los bosques gallegos. Sin duda, todo un ejemplo de ecología al servicio de la moda o lo que es lo mismo, la madera al servicio de la óptica para ofrecer un producto único y original.

classic-sucupira-woodglass
Classic Sucupira Woodglass – Woodglass.es

Características a tener en cuenta para elegir unas gafas de sol

La mayoría de las gafas de sol del mercado, incluso las más baratas, cumplen actualmente las pruebas de protección, tanto a la luz visible como a los rayos UV o ultravioleta. Aunque el propósito de unas gafas de sol es precisamente este, a la hora de elegir unas, cuentan muchos factores: marca, diseño, precio o exclusividad. Sin embargo esto no es todo, vamos a repasar otros parámetros que puedan ser interesantes para elegir mejor el modelo más adecuado.

Uno de los parámetros más importantes a la hora de elegir una gafas de sol es el nivel de protección, que puede ser 0, 1, 2, 3 y 4. Las gafas de nivel 0 y 1 apenas pueden considerarse gafas de sol, ya que no ofrecen prácticamente ninguna protección, convirtiéndose en una opción más estética que otra cosa. Las más recomendables para un uso cotidiano son las de nivel de protección 2 (tinte medio), o bien de nivel 3 (tinte oscuro) para los que necesiten un uso intensivo en mar y montaña. Para conducir un coche solo están recomendadas las gafas con niveles 0, 1, 2 y 3. Por su parte, las de nivel 4 (tinte muy oscuro) son modelos especialmente pensados para alta montaña, y su uso es principalmente deportivo.

En cuanto a la radiación ultravioleta, existe una norma europea que regula la capacidad de las lentes para bloquear los peligrosos rayos UVA y UVB. Cualquier modelo de gafas de sol que se comercialice en la Unión Europea debe cumplir la estricta norma EN 1836:2006. De hecho podemos estar tranquilos, los controles existen y garantizan que las gafas de sol que se venden, tanto en las ópticas como en los establecimientos de moda españoles, están diseñadas acorde con dicha normativa.

Otras característica a tener en cuenta es que los cristales estén polarizados o no. Los cristales polarizados eliminan los reflejos de los rayos de sol desde ciertos ángulos, aparte de hacernos ver los tonos azules del cielo más intensos. Las gafas de sol carecen de graduación, característica que se conoce como “potencia cero”.

Existen en el mercado lentes degradadas que permiten, por ejemplo, leer un libro sin necesidad de descubrir nuestras pupilas, con solo dirigir la vista hacia abajo. Este tipo de gafas tienen la parte superior de sus ópticas teñidas de un tono más oscuro que la parte inferior.

La elección de unas gafas de sol depende del gusto personal, del presupuesto y del grado de sensibilidad a la luz de cada tipo de ojo. Utilizarlas no es solo una cuestión estética, cumplen la función de reducir la fatiga visual y de mejorar la visión en situaciones de mucha insolación. Lo primero es informarse de las características más adecuadas para el uso que le vayamos a dar, después elegir las que más nos gusten bajo el sol.

Fuente: Revista Consumer