Oakley gafas de sol Runner

Gafas de sol para runners

Correr es un placer. Si vas escuchando música -imprimiendo cierto ritmo en la marcha, un ritmo de lo más personal-, esquivando peatones alegremente, respirando el aire fresco junto al mar, sorteando a otros runners, pasando incluso a otros corredores… La ligereza se instala en el cuerpo, las toxinas se eliminan, la dopamina se libera gracias a la sensación de haber realizado un enorme esfuerzo. Porque el running supone un gran esfuerzo, por supuesto. No lo vamos a negar. Por este motivo, preparar el equipamiento con la ropa, el calzado y los complementos adecuados forma parte del ritual. En este sentido, running y gafas de sol son una pareja bien avenida. Protegerse de los rayos solares (en especial si se corre a determinadas horas del día), con unas gafas de sol cómodas, que no se resbalen, ligeras y deportivas es fundamental. Las gafas deportivas de Roberto Martín, incluidas dentro de su línea Roberto, responden a necesidades elementales. En este caso, del runner.

Jogging, footing, running. Hay quienes consideran una moda esto de correr en las ciudades. Sin embargo, no hay que restarle el don de la oportunidad a un fenómeno que en realidad responde a la idea -positiva- de llevar una vida más saludable. El día a día urbanita es muy sedentario, está lastrado por hábitos alimenticios altamente dudosos, y correr se ha convertido -para muchos-, en una manera de encontrarse mejor. Sentirse bien. Cuidarse del sol más peligroso, de los rayos ultravioleta, y a su vez beneficiarse de la ligereza de materiales nuevos como el policarbonato, también es bien. Las gafas de sol polarizadas Arnette proporcionan la visión adecuada y al mismo tiempo protegen de incómodos destellos o reflejos. Hay infinidad de modelos y colores a disposición de los runners.

Una de las ventajas principales de correr es que resulta económico. Si eres capaz de desarrollar la voluntad suficiente, gestionar bien tus tiempos y dejar huecos para practicar el running varias veces a la semana, estás de enhorabuena. El coste es mínimo: donde no se debe escatimar es en unas buenas zapatillas, ni en la vestimenta necesaria. En este sentido, las gafas de sol -sean Oakley o de otra marca especializada en deporte- “no son negociables”. Es decir, si vas a salir a correr al aire libre, tienes que protegerte del sol (a no ser que por cuestiones de tiempo reserves tu actividad deportiva a horarios nocturnos). Bloquear los rayos ultravioleta (UVA y UVB) es cosa de tus gafas de sol (y de sus filtros).

Consejos para runners

Calentar tranquilamente los músculos, medir las pulsaciones, descansar después de varias jornadas de running, no correr más de 20 minutos cuando se está empezando… Son recomendaciones útiles para el corredor principiante. ¿Resides en zona costera? Aprovecha entonces, puesto que la arena es una buena superficie para pegarse una carrera: tus articulaciones te lo agradecerán. Tus ojos también te agradecerán que no les expongas al sol radiante, que puede llegar a ser muy peligroso. Es posible que tus gafas de sol convencionales -las que sueles usar a diario- no te sirvan para correr.

Las gafas de sol para running tienen que ser gafas técnicas, bien adaptadas a tu rostro, flexibles y ligeras. Los expertos aconsejan lentes resistentes cuya protección ande en el nivel 4 (el máximo, según la regulación europea EN 1836:2006). En este sentido, Oakley es una de las mejores opciones del mercado.

Fotografía de triathlon.competitor.com