gafas-de-sol-para-conducir

Gafas de sol para conducir

Las gafas de sol son el complemento de moda por excelencia en verano. Prácticamente desde que nos despertamos hasta que anochece, nos pasamos el día con las gafas de sol puestas, sobre todo si estamos al aire libre y tenemos que coger el coche. Pero no todo el mundo. Según una encuesta realizada por Formaster, la Asociación Española de Formadores en Seguridad Vial, el 20% de los conductores nunca usa gafas de sol para conducir.

Las gafas de sol para conducir pueden parecer un simple complemento o incluso algo prescindible, pero la realidad es que el 5% de los accidentes que se producen en España están provocados por deslumbramientos, que ocurren sobre todo durante el amanecer y el atardecer. Estamos hablando de que, de los 91.570 accidentes con víctimas que se produjeron en 2015, unos 4.578 fueron a causa de deslumbramientos. Visto así parece que el uso de las gafas de sol para conducir es mucho más importante de lo que pensamos.

Las horas en las que más riesgo hay de sufrir un accidente de coche por deslumbramiento es durante el amanecer y el ocaso, porque son los momentos del día en que el sol está más bajo y los rayos inciden de forma más horizontal y directa sobre los conductores. Los accidentes más frecuentes cuando se produce un deslumbramiento son, en primer lugar, las colisiones frontales en carreteras de doble sentido y de alcance por detrás si es en autopistas o autovías (un 20%), seguido por las salidas de la calzada (un 16%) y por los atropellos (2%).

Del mismo modo que el uso de las gafas de sol es imprescindible en los días soleados, también hay que recordar que es muy importante quitárselas en los túneles, tramos en sombra y menor luminosidad y cuando ya ha anochecido, porque se pierde agudeza visual si las mantenemos puestas.

Una vez tenemos claro que debemos usar gafas de sol para conducir en días soleados o de gran luminosidad, también hay que tener en cuenta el tipo de cristal que es más recomendable. Los mejores cristales para este tipo de días y para el verano en general son los azulados, marrones y grises, porque son los que menos desvirtúan los colores, de manera que podemos distinguir mejor todas las señales luminosas (intermitentes, semáforos, colores de las señales…)